martes, 7 de agosto de 2012

PRESENTACIÓN DEL CURSO





video

2 comentarios:

Juana Molina dijo...

Contexto: Vacaciones de Invierno. Casa sola. Barrio de La Boca –Catalinas Sur-. Tengo poca memoria visual (hace 1 año y medio vivo en el mismo edif, y conoceré a 2 o 3 vecinos que no sé ni en que piso vivirán). 2 amigas: una de Palermo y otra de Recoleta que por primera vez venían a mi casa. Prejuicios. Yo tenía un mal día y estaba con mil cosas en la cabeza.
Barrio de La Boca: El barrio me encanta, pero cuando uno dice que vive en “La Boca” parece que vivís debajo del puente, y nadie que no conozca, sabe bien donde es Catalinas Sur (edificios detrás del Htal Argerich.) Mi familia se había ido de vacaciones a Corrientes y Chaco (de donde somos), así que, teniendo la casa sola invité a dos amigas a comer y a dormir. Una ya había llegado, todo bien y sin problemas, la esperé en la parada para que no se pierda y porque era de noche. Empezamos a cocinar. La otra estaba en camino. Siendo las 00.15 aprox, avisa que está llegando a la Av. Alte Brown, así que, con mi amiga vamos a buscarla. Cuando bajamos del edificio veo a un tipo “sospechoso” que nunca había visto, al lado de la puerta de entrada. No quería abrir ni que entre, pero mi amiga, Agustina, estaba llegando y no la podía dejar sola esperando tan tarde en un barrio que ni conocía y era imposible que se pueda ubicar. Entonces abrí, pensé que no quedaba otra. No quería que ingrese al edificio pero -se metió casi empujando. Yo le decía a mi amiga “este tipo es raro, es raro raro, nunca lo vi, y es un bajón que haya entrado. Esto es sospechoso Carla! Que mal. Tengo un mal presentimiento.” No podía dejar de mirar al tipo, y mientras nos alejábamos del edificio lo miraba. Él ni bien entro, empezó a hacer algo con la cerradura de la puerta de entrada. Yo no sabía qué hacer, pero siendo mujer creí que no podía enfrentarlo. Me dio culpa por los demás vecinos, y un poco de miedo (porque tenía que volver a mi depto y sabía que estaba dentro del edif.) Cuestión: nos encontramos con Agus en la parada del colectivo, y volvemos a mi casa (entre ida y vuelta eran 4 cuadras.) Llegamos y cuando pongo la llave para abrir la puerta del edificio no me la tomaba. No podía entrar!! Eran las 00.25 y no podía entrar a mi casa!!!!!!!!!!!! Y yo sabía que era por ese tipo, que lo vi tocando toda la cerradura!!!! Le contamos a Agus lo del tipo, y empezó a cuadrar la historia, pero no entendíamos nada! Por qué iba a cambiar la cerradura?? Pero había algo que estaba claro: en menos de 10 minutos y de 4 cuadras la cerradura había cambiado porque la llave ya no entraba!! A todo esto el Barrio, para mis amigas, ya era “inseguro” y confirmaban su prejuicio. A mi era la 1ra vez que me pasaba, el barrio es seguro dentro de todo, pero como hacer ¿? “Qué mala suerte”, pensé. Cómo eran vacaciones y no había nadie en mi casa, no me quedó otra que tocar portero a los vecinos (ahí maldije no haber hecho vínculos con ninguno!) Extendiendo la mano, toque portero a todos, algunos me atendían, y yo les contaba a todos lo mismo “un tipo entró, tocó la cerradura, no puedo entrar, es de noche, vivo acá, por favor alguien que me abra la puerta. El tipo está adentro.” Todos me escuchaban, pero nadie me abría (yyy… no cualquiera abre a las doce y pico de la noche la puerta de abajo a alguien que ni deben conocer. Edificio lleno de jubilados.) Pero seguía insistiendo, hasta que un alma generosa ¿? me abrió (para mí se iba algún lado y fue de pedo.) Entré y ya había unos 10 vecinos abajo curiosos y preguntones, les conté lo que pasó, y como si fuese una escena de 099 central mirando a todos lados en los pasillos donde estaba mi depto, por fin pude entrar.

Juana Molina dijo...

Una vez adentro, les dije a mis amigas que sigan cocinando y yo me encerraba en mi pieza a intentar solucionar las cosas. Iba a llamar a la policía. Tratando de encontrar una forma más rápida, llamé a mi viejo que estaba en Corrientes y es de Prefectura (Prefectura custodia el Barrio, no Policía), y contándole la historia, lo llame para que me diga un nro directo al que pueda llamar (ej. De alguno de la subcomisaría del Barrio), me contesta “llamá al 911” ajaj, si sabía que me iba a decir eso, ni lo llamaba, además que preocupaba a todos estando lejos. Me decía “estas segura???” y yo indignada: “Síi, si yo lo vi!!!! Cómo no voy a estar segura, necesito un número!!” Acto seguido, llamo a la policía, vuelvo a contar la misma historia. Quedan en llamarme y en “actuar rápido.” Salgo de la pieza, voy a la cocina, y les cuento a mis amigas que se queden tranquilas, que ya había llamado a la policía (a todo esto: un revuelo en el edificio, una preocupación para mi flia, y una situación totalmente inusual para mí.) Es en ese momento cuando Carla me dice, como quien no quiere la cosa, “Cheeeee, Ceci, y si en vez de ser un chorro era un vecino que no podía entrar y entró rápido cuando le abriste de adentro porque él no podía desde afuera, y estaba tocando la cerradura porque no entendía por qué su llave no entraba ¿?????” Ahhhhhhh nooooo, no lo podía creer!! Cómo no se me había ocurrido antes???’?? Cómo no me lo había dicho antes????????? Estaba tan perseguida y creída de la historia que no había visto ninguna otra opción, y CLARAMENTE era esto. Si en definitiva yo también había estado afuera sin poder entrar y viviendo acá, y nadie me quería abrir, y cuando me abren, entro de una, y veo que perfectamente me pueden abrir del lado de adentro!!!.. No sabía dónde meterme!!! Cuando uno tiene un mal día, ve todo mal!! No me había percatado de nada, y eso que no soy una persona perseguida! Le pregunté a Carla Cómo no me había dicho antes!!!!!!!!!!!!?? Y ella contestando “y si vos te encerraste 5 min y cdo saliste ya habías llamado a tus viejos, a la policía y a todo el mundo” jajaja. Me quería matar!!! Nos cagamos taaaaaaanto de risa. Pero bueno, ya estaba todo hecho, y la policía estaba en camino. Qué iba a hacer? Tenía que sostener la historia hasta el final, ya había armado semejante revuelo, que no quedaba otra, sino me iban a linchar!! Me llama la policía y me dijo que tenía que reunirme con ellos y contarles la historia, que ya estaban abajo. Lo primero que hicimos, fue esconder el fernet, y tratar de mantener un poco la seriedad ya insostenible. Bajé, tratando de creerme mi historia vieja, la conté tal cuál, era un patrullero con 7 tipos de prefectura y esas luces azules que no paraban de alumbrar! Estaba todo maaaaaaaasomenos bien hasta que me preguntan “yyyyyyy, cómo era el “sospechoso?” y yo.. “cómo era?? Pensaba. Nunca me acuerdo las caras, y por más que lo había visto, me había parecido raro, y lo vi fijamente mucho tiempo no me podía acordar”, les contesté con franqueza: “la verdad es que no tengo mucha memoria visual, y no me acuerdo bien, pero lo que sé es que tenía una campera roja, y masomenos 30 años, pero.. nose preocupe, que toco portero a mi casa donde esta mi amiga, que ella también lo vio, y que ella le diga bien”. Toque el portero, le pregunto a mi amiga cómo era, y contesta “sí oficial, tenía tapado negro y unos 50 años” jajajaja, “trágame tierra”. Termino la historia, y subi tentadísima.
Lo que aprendí esa vez fue: “Cómo son los prejuicios” “Qué poca memoria tengo” viendo cómo te podés olvidar de las cosas y armarte una historia paralela con los mismos hechos (el juego de la maderita me hizo acordar a eso), “qué falibles pueden ser los “testigos”, yyy básicamente que “no todo es lo que parece.”
Con todo esto, soy consciente de que estoy quedando bastante maal y colgada, pero bueno, es una anécdota, q me sirvió para no limarla sin antes pensar que otras hipótesis hay, y no tirarme de cabeza en la intuición y en mis malos presentimientos! :o